Alimentación en felinos

Antes de empezar a hablar de la nutrición de nuestro gatos recordemos que estos son descendientes de los grandes felinos, carnívoros estrictos, cazadores excelentes, solitarios, selectos y sumamente especializados, llevándolos esto en una vida salvaje a realizar varias ingestas de pequeño volumen de alimento, conducta que los dueños de un gato deben imitar ofreciendoles pequeñas cantidades de comida a lo largo del día. En el caso en que se le coloque la totalidad de la ración del alimento que le corresponde de acuerdo a su estado fisiológico (cachorros, hembras gestantes, adultos, etc) , podremos observar que el animal lo consumirá a lo largo del día, acercándose al comedero hasta 20 veces.

La diferencia entre las dietas caseras y el alimento comercial radican fundamentalmente en que el alimento balanceado, tal como su nombre lo indica, tiene el balance adecuado de proteínas, hidratos de carbono, aminoácidos esenciales, minerales, fibra, etc. que el animal requiere; actualmente existen diversas composiciones adaptadas a los distintas etapas de la vida del felino: cachorros, adultos, gerontes, etc. pudiendo variar según las distintas marcas comerciales, en cambio las dietas caseras generalmente presentan desbalances o bien, sin intención de perjudicar a la mascota, el dueño le ofrece alimentos que pueden traer problemas por ejemplo la alimentación con grandes cantidades de hígado crudo puede llevar a una hipervitaminosis A, las dietas en las que se incorpora demasiada leche puede traer aparejados trastornos gastrointestinales, debido a las grandes variaciones entre individuos en la actividad y presencia de lactasa en el intestino.

Cabe recordar que los gatos no son perros pequeños, por lo tanto NO se los debe alimentar con los alimentos comerciales destinados a perros porque las necesidades nutricionales son totalmente diferentes en ambas especies.

El agua fresca a disposición es sumamente importante cuando se le administran dietas secas a fin de evitar la excesiva concentración de la orina, para evitar de esta forma la formación de cálculos urinarios, patología muy frecuente en los gatos.

Obesidad en gatos: Es necesario controlar y respetar las cantidades de alimento balanceado, según las recomendaciones para cada felino, ya que es muy común observar casos de obesidad en gatos adultos, castrados y sedentarios, evitando también de este modo las enfermedades relacionadas a ella, como ser la Diabetes por ejemplo.

Alimentación en gatos gerontes:

Los animales viejos presentan unas menor masa muscular , menor actividad voluntaria (mas sedentarios), disminución del metabolismo basal, implicando todos estos factores una menor demanda energetica (entre un 60 a 70 % menor al gato adulto), por consiguiente la dieta debe ser reducida en calorias pero no en proteínas, la concentración de fibra se debe mantener constante a fines de evitar la constipación.