Pekinés

Historia de la raza

Probablemente en sus venas hay sangre de Lulú, pero su origen se pierde en la oscuridad de más de cuatro mil años. Durante muchos siglos fue el predilecto de la familia imperial de Pekín y fue llevado a Europa en 1860 por los soldados británicos y franceses que encontraron algún ejemplar en el Palacio de Verano saqueado.

Características de la raza

Su peso debe estar comprendido entre 2 y 8 Kg. Tiene la cabeza ancha y espaciosa entre los ojos. Trufa corta pero bien evidente. Hocico fruncido. Stop profundo. La boca bien cerrada no debe dejar entrever los dientes ni la lengua. Ojos grandes, oscuros y brillantes, algo prominentes. Orejas en forma de corazón con largas franjas. Cuello corto y grueso. Cola llevada curvada sobre el dorso; osamenta fuerte. Pelo largo y derecho, con extendida crinera y franjas abundantes. Se admiten todos los colores, excepto el hígado y el albino.

Cuidados

El pelaje debe ser cepillado muy a menudo. Necesita limpieza de los dientes, para evitar la caída precoz de los mismos.

Carácter

Sensible, extraordinariamente afectuoso con el amo. Desconfiado con los extraños, digno, obediente, valiente hasta rayar en la inconsciencia.

Utilidad

Es el clásico perro faldero y de apartamento que en ocasiones, puede llegar a transformarse en un ladrador guardián.