Siberian Husky

Historia de la raza

Es un perro de tamaño mediano, robusto, elegante, ágil y con gran soltura. Es por lo tanto un perro de fuerte construcción, que debe carecer al mismo tiempo de toda pesadez y torpeza.
La palabra “husky” proviene de la deformación del nombre de tribus esquimales y fue aplicada a los perros que tiraban de sus trineos. Provienen del Noreste asiático y su origen se remonta a varios siglos. Importado a Alaska en 1909 para carreras de trineo obtuvieron tanto éxito que empezó así en América su cría a gran escala.
Luego de la Segunda Guerra Mundial comienza el interés popular por esta raza, extendiéndose ampliamente por el mundo.

Características de la raza

Es un perro de talla media, robusto, vivo, simpático, de movimiento ágil. Altura del macho: 53-60 cm, de la hembra: 51-56. El peso del macho oscila entre 20,50 y 27 Kg, el de las hembras entre 16 y 22,50. Tiene los ojos castaños o azul claro, oblicuos de expresión amistosa; orejas de inserción alta, derechas; cola de zorra enrollada sobre el dorso. El Siberian Husky está dotado de subpelo denso y lanoso y de un espeso manto externo. Puede resistir temperaturas de -50-60 grados. Se admiten todos los colores, desde el gris lobo, hasta el gris plateado; desde el arena claro, hasta el negro con manchas blancas.

Cuidados

Su pelaje requiere una atención moderada durante todo el año. En las épocas de muda de pelo esa atención deberá ser intensificada, por lo menos cepillados diarios.
Necesita ejercitación. No es conveniente someterlos a climas cálidos.

Utilidad

Gracias a su peso moderado, que le permite alcanzar altas velocidades, el Siberian Husky se ha impuesto en las carreras de trineos. Especialmente en Canadá y en los Estados Unidos es muy apreciado en este deporte popular.