West Highland White Terrier

Historia

Si bien el origen de esta raza es común a la de otros terriers, se considera a esta raza como casi originariamente autóctona, que ha ido sufriendo una serie de modificaciones a través del tiempo, incluso con el aporte de otras. Su tierra de origen es el Condado de Argyllshire, donde, como consecuencia de extrañas mutaciones, muchos animales tienen la capa completamente blanca (zorros, liebres y gallos de monte). Este perro era empleado como cazador de zorros y, particularmente, apreciado por su capa bien visible incluso de noche.

Características

El West Highland White Terrier tiene la alzada a la cruz, de aproximada-mente, 28 cm. De aspecto general robusto, con la línea dorsal recta, las extremidades potentes y musculosas y un movimiento desenvuelto y definido como “péndulo”.
Su cola es larga de 12,5 a 15 cm, recta, cubierta de pelo duro, sin flecos. El pelaje es doble: pelo exterior duro de una longitud aproximada a los 5 cm, sin rizos, y subpelo corto, suave y denso. Color blanco puro, que es su característica más distinguida.

Cuidados

La limpieza del manto debe realizarse diariamente; para los baños debe usarse un champú específico que no produzca reacciones, ya que el West Highland White Terrier es particularmente sensible en la zona ventral.

Utilidad

Si bien es un excelente cazador de ratones, se lo utiliza como perro de compañía; de carácter amigable, muy vivaz y juguetón, y pueda adaptarse a vivir en espacios limitados.