Yorkshire Terrier

Historia de la Raza

La raza fue creada hace un siglo en el condado inglés de Yorkshire, por los mineros que pretendían obtener un perro adecuado para cazar las terribles ratas que infestaban las galerías. En el nacimiento del Yorkshire han contribuído cruces entre Skye, Pequeño Terrier inglés, Dandie Dinmon y Maltés. El primer Yorkshire con las características previstas en el estándar actual apareció en una exposición en 1870.

Características de la raza

Es un perro bien proporcionado e incluso vigoroso; de 25 cm de alzada y un peso máximo de 3,5 Kg. La cabeza es pequeña y achatada. Hocico no demasiado largo. Trufa negra. Dentadura regular. Ojos oscuros, muy vivos.
Orejas en forma de “V”, pequeñas, erguidas o semierguidas. Cola amputada a mitad de su longitud y llevada un poco más alta del nivel del dorso.
Extremidades derechas con pies redondos y uñas negras. El manto está formado por pelo moderadamente largo y perfectamente liso (no ondulado), brillante y sedoso; de color azul acero con manchas fuego en la cabeza, pecho y extremidades. En la cabeza el pelo es tan abundante que casi siempre es necesario recogérselo con una cinta para evitar que se ensucie en el momento de comer y también para facilitarle una mayor visibilidad. Esta pequeña cinta roja en la cabeza llega a formar parte de la personalidad estética del perro, apareciendo así en las exposiciones.

Cuidados

Son varios. Sobretodo su pelaje lleva una esmerada atención. Requiere una educación constante por su tendencia a no obedecer órdenes. Además como todo perro de pequeño tamaño es muy delicado, debe recibir una buena dieta y evitar que se golpee.

Carácter

Es un perro pequeño, pero explosivo. Es sumamente activo , excitable y registra todo lo que acontece a su alrededor. Los ejemplares de esta raza suelen ser muy afectuosos, aunque poco obedientes y bastante ladradores.
Muy temperamental , tratarán en general de transformarse en el centro de atención de las personas que interactúen con él, pero no hará lo mismo con los extraños. De hecho el yorkshire seguramente ladrará con insistencia cuando algún extraño se acerque al hogar donde convive con su familia. Si bien son perros muy juguetones no suelen ser muy pacientes con los niños y prefieren la compañía de los adultos.
Es un perro recomendable para aquellas personas que gustan de los animales pequeños y vistosos , que además sean afectuosos y que estén siempre dispuestos a acompañarlas a todas partes. También es ideal para individuos que no tengan niños y que deseen un perro alegre, juguetón y bastante guardián. Pero deberán tener en claro que nunca serán un perro demasiado obediente.

Utilidad

Por sus excepcionales cualidades estéticas y por la simpatía que demuestra, el Yorkie (como lo llaman los ingleses) ha encontrado una enorme difusión en todo el mundo como perro de compañía. Evidentemente, se manifiesta siempre que lleva algo de sangre de Terrier, por lo que arremete locamente frente a una rata; sabe localizar enseguida al más pequeño de los ruidos transformándose en perro de guarda. Ama inmensamente a la naturaleza, pero se comporta como un verdadero señor en el apartamento.