Cuidar de gatos no inverno

En el período invernal se produce un aumento de las enfermedades respiratorias debido a que el sistema broncopulmonar se ve mas afectado por la inhalación de aire muy frío. Además los cambios bruscos de temperatura entre el interior del hogar y el exterior pueden afectar las defensas del individuo. Como efecto directo de las bajas temperaturas, nuestras mascotas pueden sufrir alteraciones como hipotermia. La permanencia prolongada en lugares extremadamente fríos puede quebrar los mecanismos de regulación térmica de perros y gatos sanos. En los dos extremos de la vida, cachorros y gerontes es donde se observa una mayor sensibilidad a las bajas temperaturas debido a deficiencias en la regulación térmica, con lo cual la exposición por breves períodos también puede producir alteraciones graves. ASMA: El gato es una especie susceptible de sufrir asma, la cual se manifiesta generalmente con tos crónica y en algunos casos con episodios agudos de disnea (Dificultad respiratoria), el gato respira con la boca abierta. En el invierno se suelen acrecentar los problemas asmáticos porque debido al frío las casas están mas cerradas y los alergenos que desencadenan el asma se concentran mas al no permitirse una buena ventilación de los ambientes. Por otro lado hay que tener en cuenta que el mismo aire frío del exterior puede iniciar un ataque asmático. HIPOTERMIA: se considera que un animal está en hipotermia cuando tiene una temperatura corporal menor a la normal para la especie (gato: menor a 37°C). Los signos clínicos son: enfriamiento generalizado, depresión del sensorio, disminución del ritmo respiratorio, pulso débil y arritmias cardíacas.

Primeros Auxilios:

FUENTE: M.V Ruben Mario Gatti Medico Veterinario. Vicepresidente de la Asociación Argentina de Medicina Felina (AAMeFe).