Evolución del mercado de la inseminación artificial en bovinos para carne de la Argentina

Revisión bibliográfica. Marcantonio, S. y  Etcheverry, M.

 

Resumen

En el período 1981-1989, empresas asociadas a CABIA (Cámara Argentina de Biotecnología de la Reproducción e Inseminación Artificial) comercializaron en promedio 542 mil dosis de semen por año. Las razas más empleadas fueron Angus (39,3%), Polled Hereford (31,4%) y Brangus (10,5%). Se estima que la tasa de inseminación en cría durante ese período fue del 3,5%. En la segunda mitad de la década del ’90, la cantidad de dosis de semen comercializadas por empresas de CABIA fue 607 mil dosis promedio, en su mayoría Angus (47,2%), Polled Hereford (24,0%) y sintéticas índicas (23,8%). La tasa de inseminación en la provincia de Buenos Aires durante este período fue del 5,6%; del total de animales inseminados, 73,5% fueron vaquillonas. A nivel nacional se estimó que la tasa de inseminación fue del 4%. A comienzos de los 2000, el porcentaje de vientres de cría inseminados se estima que se mantuvo en el orden del 4%. A partir de 2004 se produjo un aumento en el uso de la IA, acentuado desde 2010, debido fundamentalmente al incre- mento en el empleo de la IATF. Las razas más utilizadas fueron Angus (42,4%), Braford (19,7%) y Brangus (15,7%). La cantidad de dosis de semen de razas carniceras comercializadas anualmente por empresas de CABIA en el período 2015-2018 fue 2,5 millones, en su mayoría Angus (45,1%), Brangus (23,7%) y Braford (17,9%). Se realizaron durante este período 3 millones de tratamientos de IATF en promedio por año, lo que representó más del 90% de las inseminaciones en cría. La tasa de inseminación durante este período fue del 12,8%. El análisis de la evolución del mercado de la IA en los rodeos de cría en los últimos cuarenta años muestra un importante crecimiento, pasando de una tasa de IA del 3,5% al 13%. El crecimiento de la IATF llevó a un marcado aumento de la proporción de vacas con cría inseminadas.

Acceda a la nota completa clickeando aquí.

Fuente: RevistaTaurus