La prevención de enfermedades de las aves protege la producción avícola

A través de acciones que apuntan a la detección temprana, el control y la erradicación, el Senasa previene las dos enfermedades aviares de mayor impacto en la producción y el mercado mundial.

 

Buenos Aires, 26 de julio de 2019 – Argentina es un país libre de influenza aviar (IA) y enfermedad de Newcastle (ENC). La influenza aviar es una enfermedad que nunca estuvo presente en nuestro territorio (exótica), mientras que la enfermedad de Newcastle fue diagnosticada por primera vez en la República Argentina en el año 1961 y estuvo presente hasta 1987, año en el que se registró el último foco en pollos parrilleros del departamento Uruguay de la provincia de Entre Ríos. Diez años después del último foco, nuestro país se autodeclaró libre ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

En lo que respecta a estas enfermedades, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) implementa actividades enfocadas a la prevención, la detección temprana, el control y la erradicación, ya que son las dos enfermedades aviares de mayor impacto en la producción y el mercado mundial.

Medidas sanitarias de prevención

Entre las principales medidas sanitarias de prevención, se realizan controles en las importaciones de todas las aves que ingresan al país. En el caso de las aves de producción industrial, se permite el ingreso de aves de un día o huevos fértiles para incubación de reproductores abuelos de la línea parrilleros y reproductoras padres línea ponedoras.

La principal medida de prevención de enfermedades en las granjas avícolas es la bioseguridad. En estos establecimientos, se recomienda reforzar los controles de ingreso (minimizar las visitas de personas ajenas e impedir el contacto con animales vecinos y/o de otras especies), instalar y controlar el correcto funcionamiento de pediluvios y rodaluvios, controlar moscas y roedores, evitar el contacto de las aves en producción con aves silvestres, entre otras.

Un sistema de vigilancia de alta sensibilidad permite detectar enfermedades (ENC o IA en este caso) de manera temprana y actuar para disminuir sus impactos. El mismo involucra la atención de las notificaciones de mortandad y un muestreo anual, sistemático y dirigido a zonas y subpoblaciones de aves de mayor riesgo.

Notificación al Senasa

Es imprescindible notificar al Senasa cualquier sospecha de enfermedad en aves que presenten signos clínicos compatibles con la influenza aviar o enfermedad de Newcastle (signos de tipo respiratorios, digestivos y/o nerviosos). Dado que estas enfermedades finalmente producen la muerte de los animales, en caso de registrarse una elevada mortandad sin causa conocida, debe darse aviso inmediato.

Las formas de contacto son:
• En las oficinas del Senasa –comunicándose personalmente o por teléfono (las ubicaciones se pueden consultar a través de la web del Organismo)–.
• A través de la app “Notificaciones Senasa”, disponible solo en Play Store.

De esta manera, se podrá mejorar la sensibilidad del sistema de vigilancia y los veterinarios del Organismo se pondrán en conocimiento para evaluar cuáles son las acciones correspondientes que se deberán seguir en cada caso.

Todos somos responsables de mantener al país libre de estas enfermedades de alto impacto en la producción y en el comercio internacional. Siga las recomendaciones del Senasa y colabore en su difusión: juntos podemos proteger nuestra producción animal.

26/07/2019

Fuente: Senasa